PIEL MADURA

Mostrando 1–12 de 27 resultados

A medida que pasan los años, la piel va sufriendo alteraciones y pierde progresivamente algunas proteínas, como la elastina y el colágeno.

Las características principales de una piel madura es que pierde por el efecto del envejecimiento la flexibilidad y la elasticidad. Disminuye progresivamente parte de su consistencia, se vuelve más frágil, más fina, puede tener un tacto más áspero o seco y aparecen las temidas arrugas, que se acompañan de líneas de expresión más marcadas.

Te presentamos los productos faciales más recomendamos para paliar los efectos del envejecimiento cutáneo.